Lesiones Deportivas 2018-07-13T12:40:21+00:00
lesiones deportivas

Para delimitar lo que es una lesión deportiva, podemos tener en cuenta la zona del cuerpo comprometida por la lesión o el tipo de tejido afectado, pero es evidente que en ella ha de intervenir un sujeto imprescindible, el deportista. Y para establecer un nexo de unión entre lesión y deporte, podríamos considerar este tipo de lesiones por la ocurrencia de un percance fortuito relacionado con nuestra actividad deportiva, que podrá afectar no solo a deportistas profesionales sino también a los que recién se están iniciando en ésta.

Dejando de un lado, de momento, las causas de la lesión o los tipos de trastornos sufridos por el deportista, vamos a encuadrar la lesión como deportiva siempre que altere la capacidad absoluta de practicar deporte. Así pues:

“Lesión es un término general de aplicación a todos los procesos que destruyen o alteran la integridad de un tejido o parte orgánica, ya sean agudos como ocurre por ejemplo en una contusión, un desgarro o una rotura, o crónicos como serían una inflamación o degeneración”. Hinrichs (1995).

Cualquier daño corporal causado por una herida o golpe, enfermedad, siempre que sus consecuencias se vean relacionadas con la ejecución de una práctica deportiva y con el rendimiento del deportista podrá ser considerado como lesión deportiva.

Trastornos diversos.

No todas las lesiones tendrán el mismo efecto sobre el deportista:

  • MacrotraumatismoOcurre cuando el proceso es único y repentino, y lo podríamos definir como accidente deportivo.
  • Sobrecarga persistente. Si se produce de forma retardada.
  • Microtraumatismo. Si es repetido y leve.

Es muy importante en cualquiera de estos casos que la conducta seguida tras la lesión, los primeros auxilios y el tratamiento médico sean los adecuados. De ello dependerá el restablecimiento de nuestra capacidad para seguir con la práctica deportiva, porque lo contrario, conductas no adecuadas podrían provocar la limitación por siempre, y convertirse en secuelas o procesos degenerativos.

Tanto para el caso de la sobrecarga persistente como para el microtraumatismo, lo que provoca la lesión es un desequilibrio entre el esfuerzo y nuestra capacidad para realizar éste. Por el contrario, el efecto que produce el macrotraumatismo son lesiones físicas o psíquicas a causa de una fuerza repentina y normalmente se consideran de gran importancia.

Causas de las lesiones.

Para el caso de los accidentes deportivos, las causas que pueden provocar las lesiones varían de una disciplina deportiva a otra. Es evidente que cada deporte tiene unos movimientos específicos, un terreno donde se practica, un número de deportistas determinado (en el caso de deportes de grupo), e incluso la estructura del material utilizado será distinta de un caso a otro.

Pero lo que revelan las estadísticas es que en más de un 50% de los casos, las causas tienen que ver con factores individuales del propio deportista, tales como:

  • Falta de habilidad o de coordinación requeridas, errores técnicos.
  • Un entrenamiento insuficiente o falta de nivel de preparación física.
  • El cansancio.
  • Deficiencias en el equipamiento individual utilizado (ropa, zapatillas, aparatos).
  • La influencia de medicamentos.
  • El acohol.
  • Recuperación deficiente tras sufrir lesiones deportivas anteriores o enfermedades.
  • Periodos de competición.
  • Características de la personalidad del deportista, niveles de estrés, predisposiciones individuales.

Relacionado con el último factor individual, la calidad de vida del atleta, la motivación y la voluntad pueden influir negativamente en el proceso de recuperación tras una sesión de entreno. Afectará no solo a su rendimiento deportivo, sino que en caso de lesión puede poner en peligro su proceso de rehabilitación.

asumir la lesión

Afrontar una lesión, lo que significa interrumpir tu actividad física momentáneamente, o al menos no con la misma intensidad, puede llevarte a sentir incredulidad, cólera, frustración, depresión, pena u otros sentimientos. Hemos tratado este tema en el artículo Plantar cara a la lesión, por si te interesa indagar un poco más en este asunto, pero piensa que la ayuda de un psicólogo puede ser una buena decisión para resolver estos problemas emocionales.

También cobran importancia como causas las que tienen su origen en factores independientes al deportista:

  • En primer lugar, las condiciones del suelo donde se practica el deporte. Las estadísticas muestran como principal de este tipo de factores la acción de frenado de los suelos artificiales de los gimnasios, así como las irregularidades del terreno en campos de deporte.
  • Equipos técnicos defectuosos.
  • Condiciones de la luz ambiental.
  • Compañeros, contrincantes, colaboradores.

Tipos de lesiones.

Al igual que con las causas, cada deporte específico tiene el riesgo de sufrir, en un principio, unas lesiones determinadas. Normalmente las zonas corporales afectadas variarán en función de nuestra disciplina practicada, e incluso se darán lesiones deportivas características de deportes en concreto, utilizándose el término adquirido por la lesión en éste, para referirse a la misma lesión aunque no se haya producido en la misma disciplina, ejemplo “codo de tenista”.

Una clasificación general, que relaciona la lesión con la causa:

  • Traumatismos, contusiones, magulladuras, fracturas. Producidos por choques, traspiés o impacto con elementos o materiales utilizados en la disciplina deportiva, o incluso ocasionados con otros deportistas.
  • Dislocaciones, esguinces, luxaciones, lesiones en ligamentos y articulaciones. Errores técnicos, incorrecta ejecución de las acciones deportivas, movimientos forzados, superación de umbrales máximos de resistencia.
  • Sobrecarga muscular, tendinitis. Manejar cargas de trabajo erróneas en movimientos repetitivos y continuados.

En función de las estructuras afectadas de nuestro aparato locomotor:

  • Tejidos blandos. Músculos, fascias, tendones, cápsulas articulares, ligamentos, vasos sanguíneos, nervios. Contusiones, magulladuras, esguinces, distensiones.
  • Tejidos óseos y cartilaginosos. Fisuras, fracturas.
  • Tendones, bursa, epicondilo. Inflamaciones, roturas.

fractura lesión

Teniendo en cuenta las consecuencias de la lesión sobre la actividad física:

  • Lesiones leves. Requieren tratamiento pero no interrumpen nuestros entrenamientos.
  • Lesiones moderadas. Requieren tratamiento y disminuyen el rendimiento del deportista, que verá afectado la intensidad y la carga de trabajo en sus actividades.
  • Lesiones graves. Implican interrupción prolongada de la actividad, incluso un periodo de disfuncionalidad. Pueden suponer intervenciones quirúrgicas.
  • Lesiones graves que provocan un deterioro crónico. Precisan de un periodo largo de recuperación e impiden que el deportista recupere su nivel habitual de rendimiento, con lo que pueden afectar negativamente a nivel psicológico con sentimientos de desánimo y incluso deseo de abandono.
  • Lesiones graves que provocan incapacidad permanente. Impiden al deportista volver a practicar deporte porque suponen una discapacidad funcional o neurológica muy grave.

Prevención de las lesiones.

Ya hemos indicado cuales son las causas más habituales de las lesiones, y con el hecho de evitarlas tendríamos más garantías de no sufrirlas, pero hay que añadir que normalmente las lesiones en músculos esqueléticos son debidas a una falta importante de prevención cuando desarrollamos una actividad física.

Para no sufrir ese tipo de lesiones, debemos hacer hincapié en unos aspectos concretos: el calentamiento, la vuelta a la calma, acondicionamiento previo, superficie de contacto, ambiente, etc.

El calentamiento.

Dentro de esta fase de preparación cara al inicio de la actividad física, hemos de diferenciar entre un calentamiento general y otro específico. Con el primero, realizaremos una actividad aeróbica (carrera ligera, pedalear, saltar, etc.) que aumente nuestro torrente sanguíneo, temperatura corporal y frecuencia cardíaca, seguido de unos ejercicios de estiramiento o con resistencia corporal (calisténicos). Servirá también para preparar al deportista mentalmente para la parte principal del entreno. No han de suponer en ningún momento un deterioro de nuestro potencial energético o nervioso.

estiramientos

A continuación, realizaremos un calentamiento específico en función de la disciplina deportiva, que afectará principalmente a los músculos y tendones que en la actividad van a soportar las cargas más importantes. Se añadirán ejercicios de estiramiento o masajes.

La vuelta a la calma.

Con el desarrollo de actividades muy intensas es conveniente realizar ejercicios al final de nuestro entrenamiento, donde se produzca una disminución progresiva de la intensidad, así como incluir de nuevo ejercicios de estiramiento que ayuden a relajar nuestros músculos, para que pierdan la rigidez y vuelvan a la flexibilidad inicial. Un trabajo aeróbico corto, de unos 10-20 minutos, a intensidad baja ayudará a eliminar sustancias tóxicas, como el ácido láctico.

Acondicionamiento previo.

Para el desarrollo de actividades intensas, el deportista ha de partir con la base de una buena condición física en general. Aún cuando su disciplina requiera una capacidad específica de la condición física, como puede ser la resistencia, flexibilidad, fuerza, coordinación o velocidad, ha de existir en la medida de lo posible un acondicionamiento previo en general.

Para los que se inician en las actividades físicas es importante seguir un programa de acondicionamiento previo, que incluya actividades aeróbicas bajas o moderadas y ejercicios de fortalecimiento con cargas de trabajo ligeras. Se trata de ir preparando progresiva y adecuadamente nuestros músculos y articulaciones.

El ambiente.

Evitar zonas de contaminación, de mucho tráfico de vehículos, y optar por parques, playas, gimnasios, etc.ejercicio aire libre En días de mucho calor y humedad, no es aconsejable realizar actividades deportivas al aire libre, debido a los riesgos de sufrir deshidratación o hipertemias. Optar en ese caso por instalaciones deportivas o lugares ventilados, o bien realizar las actividades a primeras horas de la mañana y últimas de la tarde.

Técnica deportiva.

Ser conocedor de como realizar correctamente la disciplina deportiva, es decir, hacerlo con la técnica requerida para ello, evitando los malos gestos deportivos que seguro nos van a llevar tarde o temprano a sufrir una lesión.  Para ello se ha de estar en un primer momento, bien informado de las técnicas correctas de ejecución así como de tener presente los consejos que recibamos de nuestros entrenadores o monitores deportivos. Estas personas no están para indicarnos lo mal que lo hacemos, sino para corregir y asegurarnos que todo vaya conforme a parámetros de ejecución del ejercicio saludables.

Tener previsto con antelación al inicio de una actividad física, una programación de entreno, nos ayudará a no realizar esfuerzos intensos innecesarios o al contrario de poca índole, que no cumplan con las expectativas que nos hemos creado.

En próximos artículos trataremos de forma independiente algunas de las lesiones más típicas relacionadas con nuestro aparato locomotor como pueden ser tendinitis, roturas tendinosas, calambres, contracturas, roturas fibrilares, elongaciones, tirones y desgarros musculares, esguinces, luxaciones, etc.

Por último, tener muy presente si sufrimos o sospechamos de alguna dolencia o malestar, ponernos a disposición de los profesionales médicos, quienes podrán determinar si estamos aptos para la realización de alguna actividad física en concreto.

Toda la información facilitada en este artículo tiene como objetivo únicamente orientar a los lectores, y no se pretende en ningún momento sustituir la consulta o los consejos que puedan facilitar profesionales médicos, fisioterapeutas, etc.

José BalbínAutor

BIBLIOGRAFIA:

  • MEDINA JIMÉNEZ, E., “Actividad física y salud integral”, Edit. Paidotribo.
  • HINRICHS, H.U, “Lesiones deportivas”, Edit. Hispano Europea.
  • FREESE, J., “Fitness terapéutico”, Edit. Paidotribo.
  • GUTIERREZ, J. , “Las lesiones deportivas””, Edit. Aguilar.
  • HEIL, J., “Psychology of Sport Injury”, Human Kinetics.
  • BUCETA, J.M., “Psicología y lesiones deportivas”, Edit. Dykinson.

Esperamos que la información mostrada haya sido de tu utilidad y, en todo caso, contamos con las sugerencias y comentarios que puedas dejarnos, así como las críticas, propuestas e ideas para desarrollar nuevos contenidos, todo ello a través de nuestro Formulario de Contacto.
Si te ha gustado este artículo, nos haría mucha ilusión que lo compartieras a través de tus redes sociales, utilizando los iconos que encontrarás a continuación. Y si te interesa ampliar la información aquí mostrada, te invitamos a que sigas leyendo en los Temas Relacionados al pie de página.
Gracias,

Temas Relacionados

Cargando...
Cargando...

Si te está gustando...

Compártelo con tus amigos.
Muchas gracias!!
close-link

Suscripción Noticias

Favicon Condicion Fisica
Te mantendremos al día de nuestros últimos artículos
CLICA AQUÍ
close-link
Clica aquí