El ejercicio con pesas es un quemagrasas

Por |2018-03-21T14:32:49+00:0021 marzo, 2018|Categorías: Dietas, Fitness, Musculación, Nutrición|Etiquetas: , , |4 Comentarios

Siempre se relacionan los ejercicios cardiovasculares, también conocidos como actividades aeróbicas, con los objetivos de adelgazar o perder grasa corporal. Cualquier tipo de actividad física o deporte genera la demanda de energía, lo que significa un gasto calórico o de calorías.

Nuestro organismo obtiene la energía que necesita dependiendo de la intensidad y duración del ejercicio. Utilizará preferentemente glucógeno en los trabajos de corta duración y alta intensidad, los denominados anaeróbicos mientras que, en los que la duración sea mas larga y su intensidad más baja, los llamados aeróbicos, las fuentes energéticas encargadas de generar energía, son las grasas. En estas actividades aeróbicas se pone a trabajar una gran cantidad de masa muscular, que requiere por tanto de mucha energía, lo que se traduce con una pérdida de peso gracias a la disminución de las grasas.

condición física aeróbicos

Por el contrario trabajar con pesas, ejercicios de fuerza, requieren una intensidad media o alta donde la vía energética no son las grasas, sino los hidratos de carbono. Haciendo este tipo de actividad reducimos los depósitos musculares, sanguíneos y hepáticos, los cuales se volverán a llenar con una dieta de carbohidratos. Así que, en este caso el objetivo de nuestro entrenamiento no es perder peso.

Pero eso no significa que no se quemen grasas , y la razón de ello viene por nuestro metabolismo basal.

Metabolismo Basal.

El metabolismo basal es la cantidad de energía que nuestro organismo consume por el mero hecho de estar vivo. Si  a esto le sumamos la cantidad de energía que, a más a más, consumimos cuando realizamos nuestras actividades diarias, llegamos a lo que se denomina Metabolismo Total, es decir:

El Metabolismo Total (MT)= Metabolismo Basal (MB) + Metabolismo de las Actividades Diarias (MAct)

 

Hay que tener en cuenta un dato importante, y es que según las últimas estadísticas de la población en general, realicen o no actividades físicas, podemos concretar la fórmula anterior en los siguientes porcentajes:

              MT = MB (70%) + MAct (30%)

 

De estos datos deducimos que nuestro organismo consume un 70% del total de energía, simplemente para estar vivo, y que la actividad diaria (laboral, deportiva, etc.), solo supone un 30%.

Relación del Metabolismo Basal con el ejercicio con pesas.

Como indicábamos antes, es cierto que al trabajar ejercicios de fuerza con pesas, no quemamos grasas de forma masiva, pero al acabar nuestro entrenamiento, nuestro organismo está alterado. Nuestra frecuencia cardíaca está aumentada incluso 1 hora después, y nuestra sudoración también, es decir, nuestro metabolismo está alterado.

condición física metabolismo basal

Llegado a ese punto de alteración, el EPOC (exceso de oxígeno consumido post-entrenamiento, no confundir con EPOC – enfermedad pulmonar obstructiva crónica) tiene mucho que ver con el consumo de grasas. Tras el ejercicio de pesas, nuestro metabolismo basal está elevado en relación a los valores normales de reposo. Significa que está en ese instante, por encima del 70% mencionado anteriormente. Y ese periodo durará hasta que llegue al estado de equilibrio.

Por lo tanto, durante ese periodo de exceso en el consumo de oxígeno tras el entrenamiento con pesas, y teniendo en cuenta que el consumo de oxígeno guarda relación directa con el gasto energético, llegamos a la conclusión que se usan más calorías, principalmente grasas, durante dicho periodo.

La clave está en el músculo.

A mayor cantidad de masa muscular, más cantidad de grasas se quemarán durante la etapa del post-entrenamiento, lo que significa que la ganancia muscular elevará el metabolismo basal. Esa ganancia muscular se consigue realizando ejercicio con pesas y no con ejercicios cardiovasculares, que lo que consiguen es precisamente lo contrario, perder musculación (siempre que solo se realicen ese tipo de actividades).

Si conseguimos aumentar nuestro metabolismo basal, aumentaremos la cantidad de energía que gastamos en el día. Para lograrlo podemos usar dos estrategias:

  • Aumentando el volumen muscular, con la realización de entrenamientos más intensos, de mayor volumen y calidad, trabajando con más fuerza. Aquí se trata de un trabajo más estructural, es decir, de composición muscular.
  • A través del EPOC (HIIT, entrenamiento a alta intensidad a intervalos), ya que el efecto después de la realización del ejercicio de mayor intensidad, conllevará al aumento del metabolismo basal, aumentando la cantidad máxima de oxígeno. Cuanto más intenso el ejercicio, más EPOC.

En ambos casos, hay que respetar el estado físico actual de la persona que entrena, pues es fundamental empezar con actividades menos intensas al principio, dependiendo de las respuestas de los ritmos fisiológicos, para ir aumentando la intensidad progresivamente.

Conclusión.

Seguramente una persona con baja condición física, empezará quemando muchas calorías cuando empiece por primera vez a entrenar con trabajos aeróbicos, pero a medida que vaya poniéndose en forma verá como cada vez tiene que incrementar el ritmo o la duración de los mismos para conseguir el objetivo de seguir quemando las mismas grasas. Irá mejorando progresivamente su estado físico porque se irá adaptando. Y al revés, la realización de ejercicios con pesas conllevará a que estos entrenamientos sean cada vez más intensos, de mayor volumen y calidad, traduciéndose a un aumento de masa muscular que elevará el metabolismo basal, y la consiguiente pérdida de grasa.

condición física combina aeróbicos con anaeróbicos

Para mi entender lo ideal es combinar ambos tipos de ejercicios, aeróbicos con anaeróbicos y, como no, seguidos siempre de un equilibrio con una dieta saludable y un oportuno descanso. Puedes tener como objetivo principal el ejercicio cardiovascular para quemar grasas, pero creo que en ningún caso deberías dejar de lado el trabajar con pesas, pues te va ayudar a compensar la posible pérdida de masa muscular que conlleva el primero si aumentas la intensidad del mismo para seguir perdiendo grasa corporal.

Mejora tu resistencia cardiovascular y mejora tu fuerza muscular.

José BalbínAutor

Esperamos que la información mostrada haya sido de tu utilidad y, en todo caso, contamos con las sugerencias y comentarios que puedas dejarnos, así como las críticas, propuestas e ideas para desarrollar nuevos contenidos. Para ello, te rogamos utilices el espacio reservado a tal efecto en el pie de página de este artículo, Deje su comentarioTen en cuenta que, sólo se publicarán las respuestas adecuadas, aquellas que se salgan del tema serán eliminadas, así como los mensajes promocionales, los que puedan afectar a derechos de terceros, que vulneren las leyes o que contengan demasiados errores ortográficos. Para mayor información puedes leer nuestras Normas de Participación.
Y si te ha gustado este artículo, nos haría mucha ilusión que lo compartieras a través de tus redes sociales, utilizando los iconos que encontrarás a continuación.
Gracias, 

4 Comments

  1. Carin 18 julio, 2018 en 14:41 - Responder

    Una vez mas te has superado, de verdad excelente artículo!!!
    Saludos

    • José Balbín
      José Balbín 18 julio, 2018 en 15:35 - Responder

      Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos

  2. Rosella 3 septiembre, 2018 en 17:28 - Responder

    Me ha encantado este texto y en ningún momento había leído una opinión como esta sobre el tema, genial !

    Saludos

    • José Balbín
      José Balbín 3 septiembre, 2018 en 18:00 - Responder

      Muchas gracias Rosella. Me alegra que te haya gustado. Un saludo.Jose Balbin.

Deje su comentario